pagina inicial Uruguay de las Ideas
Loading
imprimirrecomendar

Escribe Eduardo de León

El Primer Peronismo fue un óptimo disciplinador de la clase obrera

Escribe Eduardo de León
Masacres como la Patagonia Rebelde o coflictos violentos como la Semana Trágica son por cierto anteriores al peronismo.

El Primeral costo de la virtual prohibición de las huelgas y de la destrucción de los viejos sindicatos clasistas. Desde luego en el marco del Corporativismo Estatal de inspiración fascista.

Sin olvidar la destrucción inicial del Partido Laborista en 1946 para unificarlo en el estatizado Partido Peronista y más allá del "clasismo" de Cipriano Reyes. Evita plebeya cumplió magníficas funciones disciplinadoras de los sindicatos de base y ni que hablar sobre todo cuando la prosperidad comenzó a esfumarse a partir de 1951.

En cuanto al sindicalismo peronista sin duda su historia es compleja.

La cúpula de la CGT en 1955 fue la primera en iniciar negociaciones con la Junta de la revolución libertadora rompiendo pragmaticamente con su líder a la misma velocidad de su salida en la cañonera que lo llevó al democrático exilio paraguayo.

(los países de exilio del General Perón no sugieren nada de su trayectoria ideológica, el Paraguay de Stroessner, la República Dominicana de Trujillo, la España del Generalísimo Franco?).

No cabe duda que la mitología de la "resistencia" peronista de la clase obrera a nivel de fábrica - a partir de la fuerte rebaja salarial que implementó el equipo económico de los "libertadores" - se funda en realidades de luchas reales y épica. Los libertadores convertieron a Perón muy velozmente en el héroe de la clase obrera. Pero mucho más relevante en términos del juego de poder fue la rápida institucionalizació n de sectores (la "burocracia sindical" en sus diversas versiones) muy poderosos por su control de Obras Sociales como el Vandorismo cuasi empresarial o corrientes "ortodoxas" muy conservadoras que, en el primer caso, se comprometieron con planes de lucha para derribar por ejemplo - en alianza con el Gral Onganía y el Pentágono en golpe que Perón saludó desde Madrid - al gobierno democrático de Artutro Illia y abrir la etapa del participacionismo en el régimen militar del 66.
En 1968 la división entre los sindicatos del Interior que unían a peronistas y católicos de izquierda con diversas corrientes nuevas del clasismo sindical no peronista cristalizó en la CGT de los Argentinos.

Pero el Cordobazo de 1969 poco tuvo que ver el sindicalismo peronista y ni que hablar con sus cúpulas divididas entre la colaboración abierta con la dictadura y una posición más distante ligada al liderazgo de Perón. El primer Cordobazo ocurrió y fue motorizado por las corrientes clasistas encarnadas en la figura de Agustín Tosco y ciertamente no peronistas y el movimiento estudiantil formado por los hijos del radicalismo sabattinista (Amadeo Sabattini fue el caudillo radical cordobés alineado con el programa de Avellaneda de la UCR, antioligárquico, antiimperialista de 1949 y antes con los corrientes irigoyenistas opuesto a la Unión Democrática de 1946) en una ciudad que durante décadas fue símbolo del radicalismo y en los sesenta símbolo de la tentativa industrial del desarrollismo frondizista. El Peronismo logró subsumir luego estas diferentes corrientes dentro del movimiento y el retorno de Perón y el militarismo de Montoneros (con su mix de catolicismo posconciliar y origenes en la fascista Tacuara) y el ERP terminó por transformar en los primeros perejiles a los líderes del sindicalismo de base.

Perejiles del peronismo de López Rega perejiles luego del genocidio masivo de la nueva dictadura militar del 76.

Con esto no discuto la vigencia del peronismo en la clase obrera, pero sí discuto la identificació n automática y el facilismo plebeyo para explicarla. Incluso para eludir cómo el peronismo reprimió a la propia clase obrera y fue por eso a la hora de los bifes hostil a cosas como elecciones a padrón abierto y asambleas de base comunes en todo el mundo con clase obrera como sujeto. Para no hablar del comentario de Zibechi de la clase obrera más combativa do mundo ... no sé...la revolución socialdemócrata de 1932 en Austria?, la Revolución y la Guerra Civil Española con Asturias en 1932 y semanas muy Trágicas?, la masacre que precedió a la victoria de la socialdemocracia sueca en 1923?, la revolución italiana con ocupaciones de fábricas de 1918 - 19 y la propia epopeya de la resistancia antifascista que provocó medio millón de muertos en Italia entre 1943 y 1945?. En fin.
En cambio Zibechi es curiosamente complaciente y ciego para despachar de un golpe la autonomía y el espíritu de lucha del SUNCA y la UNTMRA:"han sido cooptados". ¿"Cooptados?" . Le hicieron una huelga de 10 días a Botnia, intervino el Ministerio de Trabajo y logró un nuevo acuerdo, las guardias de seguridad son ahora formadas por sindicalistas de estos dos ejemplos de sindicalismo rojo por antonomasia. Rojo pero no tonto. ¿Que las obras terminan y habrá fuga hacia delante como pregunta el periodista en materia de empleos?

Primera noticia que "cooptación" sea ingresar en el mercado de empleo con reglas laborales claras. Yo creía que cooptación se aplicaba al rol de elites estatales. ¿Fuga hacia delante? ¿Pero Zibechi sabe en qué consiste el trabajo de la construcción? ¿Sabe qué es el mercado de empleo? Y a esto denominamos fuga hacia delante?

Sí. La gente rota de puestos de trabajo de acuerdo a la oferta de empleos. Incluso migra. Como los cabecitas negras de Evita que llegaban del Interior a Buenos Aires o los emigrantes españoles e italianos anarquistas de la Patagonia Rebelde.

Zibechi se detiene en la contraposición de política de clases medias con anarquismo y marxismo de Uruguay y política plebeya con clase obrera hipercombativa expresada en el peronismo.

Yo diría que el conflicto institucional de representación de intereses en Argentina ha sido siempre otro.

La reducción del conflicto político entre Incluidos y Excluidos sin posibilidad de construir un orden político integrador del pluralismo. Por cierto que el peronismo y el antiperonismo son el síntoma de este mal más profundo. Del mismo modo que en Uruguay, por partida inversa, algún día habrá que revisar criticamente los altos costos de nuestra obsesión por el Compromiso, a menudo paralizante de innovaciones y cambios.

Finalmente es de antología la referencia crítica (habría una conspiración, por suerte si fuera así¡) al polo forestal como polo de energías renovables. El hecho de que un broker norteamericano hable de algo tan elemental ante la crisis del petróleo o ante los usos mucho menos eficientes de la biomasa de la soja por ejemplo invalida en algo esta otra opción?

¿Dónde está la maléfica conspiración?

Insólito.

Eduardo de León





MVD CMS - Powered by Montevideo COMMCONTACTOS    |    tusideasvalen@montevideo.com.uy      |    Teléfono: 098 625057